Noticias
 
El Amfiv tendrá en su mano poner el broche de oro a una temporada de ensueño con la Final Four
Publicado por CD Amfiv | 14/04/2018

CLUB AMFIV – CASA MURCIA GETAFE​​73-44

CLUB AMFIV: Lorenzo Envó (17), Agustín Alejos(32), Salvador Zavala (18), Shelley Cronau (-), Frank de Jong (-) –cinco inicial-, Julio César Landeros (4), Franco Alessandrini (-) y Santi Comesaña (2).

CASA MURCIA GETAFE: Lucia Soria (-), Manuel Berzal (2), Joakim Lindblom (6), José Leep (16), David Ion (18) –cinco inicial-, Fiti (2) y Pablo Cubo (-).

PARCIALES: 25-8, 46-22 (descanso), 58-39 y 73-44(final).

ÁRBITROS: Izquierdo, Celaya y Marqués. Sin eliminados.

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la décimo séptima jornada en la División de Honor de baloncesto en silla de ruedas disputado en el Pabellón Pablo Beiro de Bouzas.

El conjunto de César Iglesias lo ha vuelto a hacer. Cuando parecía ya complicadísimo, prácticamente imposible, el Amfivse ha ganado el derecho a depender de sí mismo en la última jornada para acabar la fase regular entre los cuatro primeros clasificados y disputar por segundo año consecutivo la Final FourLa derrota en el último encuentro en el Pabellón Pablo Beiro ante el Ilunion parecía haber enterrado cualquier posibilidad de que los vigueses estuviesen en la cita entre los cuatro mejores. Pero a este equipo nunca hay que darlo por muerto. Obró un nuevo milagro al ganar hace siete días a domicilio al líder, el Amiab Albacete.Y este sábado cumplió con su parte al imponerse con solvencia al Casa Murcia Getafe (73-44). Eso no era suficiente. Los pupilos de César Iglesias no dependían de ellos mismos. Necesitaban un doble tropiezo de su predecesor en la tabla, el Rincón Fertilidad Amivelmalagueño, para arrebatarle esa cuarta posición. Era una carambola complicada pero posible dado que los andaluces se medían a dos durísimos rivales como Ilunion y Amiab. Los madrileños no fallaron en su pista (80-40) y el triunfo en Málaga esta jornada de los manchegos (55-70) deja ahora en manos de los vigueses completar el sueño. Porque, ahora sí, el Amfiv depende de sí mismo. Un triunfo en la última jornada en la cancha del Fundación Grupo Norte le permitirá cerrar una campaña increíble con el billete a la Final Four de Ávila. Ver para creer.

Como cualquier posibilidad de seguir soñando con ese broche de oro a la temporada pasaba por hacer los deberes propios, el conjunto de César Iglesias salió a la pista del Pabellón Pablo Beiro dispuesto a solventar cuanto antes su partido frente al Casa Murcia Getafe y no pasar apuros innecesarios. Los madrileños, con una plantilla como la viguesa muy corta de efectivos, saben ya desde hace tiempo que están abocados a disputar el play off de permanencia ante el segundo clasificado de la Primera División. Aún así intentaron plantar batalla pero el 11-0 inicial era una losa difícil de levantar. Envó comenzaba el partido con la muñeca afinada, Zavala sacaba mucho partido de su diferencia de altura (miss match) sobre Lucia Soria y, sobre todo, Alejos con rapidísimas transiciones daban una clara renta a los locales al acabar el primer cuarto (25-8, min.10).

Los visitantes, con el colombiano José Leep como director de orquesta y el sueco Lindblom y el británico Ion algo más inspirados, mejoraban en ataque y amenazaban con engancharse al encuentro (31-18, min.14) pero el Amfiv no quería sustos y once puntos de Alejos antes del intermedio servían para dejar el encuentro casi decidido al descanso (46-22, min.20).

Sólo quedaba confirmar las buenas sensaciones al comienzo del tercer periodo para poder vivir una recta final de encuentro plácida. La amplitud del marcador provocó cierta relajación en el regreso a la pista de los vigueses, que ya no estaban tan intensos en defensa, circunstancia que Ion y Leep aprovecharon para anotar con fluidez, ni acertados en ataque. Eso sí, a pesar de acabar cediendo el parcial del cuarto (12-17), consiguieron mantener la renta estable en torno a los veinte puntos (58-39, min.30).

Por eso, los diez minutos finales fueron un trámite. El técnico local aprovechó para repartir minutos entre sus jugadores y la afición, para reconocer con una más que merecida ovación en este último encuentro en casa el gran trabajo realizado por todos y cada uno de los miembros del equipo esta campaña. Todo ello sin perder la cara al partido y volver a afinar tanto en ataque como, sobre todo, en defensa para cerrar la temporada en el Pabellón Pablo Beiro con las mejores sensaciones posibles (73-44). Queda aún una cita más para completar el sueño. Y el Amfiv ya sólo depende de sí mismo.

Volver